¿Carnívoro u omnívoro?

A menudo existen opiniones contrarias respecto a este tema. Pero si algo hay seguro, es la ciencia, y en ella nos basamos para determinar si una especie es carnívora o no.

Fisiológica y anatómicamente el perro es carnívoro, omnívoro oportunista y carroñero.

Y la explicación se debe a varios factores.

Anatómicamente es carnívoro, ya que si observamos su dentadura, sus piezas dentales están diseñadas para atrapar presas, gracias a sus incisivos y caninos; desgarrar piezas de carne, con sus fuertes y puntiagudos caninos; y triturar huesos con sus muelas carniceras, que se diferencian por ser irregulares y estar ubicadas de tal forma que hacen efecto «tijera», encajando perfectamente entre sí.

Si observáramos la dentadura de un omnívoro, se podría apreciar que cuentan con buenos caninos, pero, sin embargo, sus molares están diseñados para triturar vegetales, ya que se presentan de forma plana, como les pasa a los herbívoros.

Cráneo de un Omnívoro

Cráneo de un Herbívoro

Una vez que hemos visto que anatómicamente el perro está capacitado para que su dieta sea basada en proteína animal (presa), tenemos que observar fisiológicamente si su sistema digestivo está adaptado para digerir ese tipo de comida.

Todo comienza en la boca, que como explicamos, está diseñada para capturar presas, desgarrarlas y triturarlas, con huesos incluidos. Y a pesar de que la saliva se encarga de aportar funciones principales, como la digestión química, con acción anti bacterial y antiviral (no tiene amilasa, que se encarga de la digestión de los carbohidratos), ellos al engullir no la realizan.

Continuamos con el esófago y estómago. El esófago dispone de elasticidad , lo que permite dilatarse para poder tragar grandes trozos de comida. Y el estómago, que compone el 60-70% del sistema digestivo, no realiza la absorción de nutrientes ya que su proceso es demasiado rápido,
que de hecho no realiza la acción de fermentación, como pasa en los herbívoros.

El intestino delgado marca la diferencia, en cuanto a tamaño, ya que es bastante corto en comparación con el de otros animales omnívoros o herbívoros, siendo el tamaño de gato y perro, aproximadamente, 1,7 y 3,9 metros. Si lo comparamos con el de un omnívoro, como el cerdo, el tamaño de este es de al menos 15 metros. A pesar de su corto tamaño, se encarga de realizar el 90% de la absorción de nutrientes.

Y por último, llegamos al colon, que es la única encargada de digerir la materia vegetal y fermentar. Y si el intestino es delgado, pueden imaginar cuanto de corto puede ser el colon (entre 0,4 y 0,6 metros).

Tras analizar ligeramente por encima la fisiología y anatomía del perro, podemos deducir que, efectivamente, el perro es carnívoro.

¿Significa esto que el perro no puede comer vegetales o cereales? NO. Significa que su dieta no puede estar basada exclusivamente de estos o formar la mayor parte. Debe ser una pequeña aportación a su dieta a base de proteína animal.

Es por este motivo por el que, en Mestizos, no ofrecemos ni compartimos alimentaciones veganas o que incluyan un alto contenido en cereales, sino que buscamos alimentos donde su mayor composición sea a base de proteína animal.